3. El retorno a la belleza perdida
autor: Giovanni Fighera
fuente: El retorno a la belleza perdida
traducción: María Eugenia Flores Luna

3.1. La belleza huye de la definición. Se podría preguntar entonces qué sea la belleza. La primera consideración que surge es que la belleza es más grande que cualquier esfuerzo humano de definición y análisis. En el momento en que defines la belleza, la delimitas y la circunscribes eliminando aquel quid que la hace, el misterio de la belleza. En el momento en que analizas la belleza intentas poseerla y mientras tanto la corrompes y la haces decaer. No se trata de definir y analizar la belleza, sino de entender qué ocurra frente a lo bello. Lo bello provoca estupor, éxtasis, contemplación, pero mientras tanto movimiento e ímpetu y ardor de conocimiento. Lo bello lleva a abrirse frente al misterio de la realidad, a cuanto existe más allá. Lo bello suscita, sugiere, mueve, abre, descubre nuevos mundos, hiere, hace preguntas. Frente a lo bello se percibe la desproporción entre nuestra insignificancia y nuestro límite, y el infinito y lo absoluto que se perciben en lo bello. Lo bello es, por lo tanto, signo, que evoca otra cosa. Sería necio quedar en el signo sin tratar de ir más allá. Sería como si nos regalasen flores y nosotros no tratáramos de saber quién nos las ha regalado.
La experiencia de la belleza es una de las más altas que el hombre pueda probar. Escribe Dante en el Paraíso (Canto I, 70-72):
Superar la natura humana, definir con palabras no se podría, pero el ejemplo baste en quien la Gracia divina reserva la experiencia"
La experiencia de la belleza que vive Dante es inenarrable. El autor sólo puede esperar que también los demás prueben la misma experiencia.

3.2. Arte, belleza y realidad. Además, la belleza siempre tiene una íntima relación con la realidad. Hamlet afirma en el I acto: "Hay más cosas en cielo y en tierra que en tu filosofía, Horacio". Esta frase significa que la realidad es más rica que cualquier fantasía y el arte empieza, de un modo u otro, siempre de la observación de la realidad. El mismo Dante inicia el Paraíso escribiendo:
"La gloria del aquel que todo mueve
penetra el universo, y resplandece
en una parte más y en otra menos.
En el cielo que recibe más de su luz
estaba yo, y vi cosas que redecir
no sabe ni puede quien de allí desciende;
porque acercándose a su deseo,
nuestro intelecto se ahonda tanto,
que tras él la memoria ir no puede."

Para Dante el hombre tiene que ver esta belleza, esta gloria de Dios. El verbo "mirar" y la palabra "mirada" son entre los términos más presentes en la Comedia.
Una visión parecida tiene Manzoni que en el De inventione afirma que el artista no inventa nunca nada, sino encuentra en lo real las huellas y las hormas de Dios, se sorprende y el arte brota de esta maravilla. No sólo el arte, sino también la ciencia nace de este estupor por la realidad. Sólo la confianza de Galileo en el hecho de que hay un orden y una belleza en la naturaleza lo ha llevado a investigar leyes fijas y a sacar de los datos recogidos con el método inductivo una relación estable entre las grandezas implicadas en los fenómenos. Sin el estupor por la creación y por el orden escondido ahí presente, la investigación científica no partiría.

3.3. Belleza y bondad. La experiencia de la belleza nos hace entender que ella también es buena y verdadera. Esta dimensión perdida en la época moderna debe ser recuperada. Shakespeare escribe en Hamlet:
Hamlet - […] ¿Eres honesta?
Ofelia - ¡Monseñor!
Hamlet - ¿Eres bella?
Ofelia - ¿Qué quiere decir?
Hamlet - Si eres honesta y bella, no dejes que tu honestidad converse con tu belleza.
Ofelia - ¿Podría la belleza tener mejor comercio que con la honestidad?
Hamlet - ¡Sí, oh sí! Tiene la belleza más poder de cambiar la honestidad que hay en una alcahueta, de cuanto la honestidad no tenga fuerza para interpretar la belleza de si misma. Una vez era una paradoja, pero ahora los tiempos ofrecen pruebas. Te quise.

Estamos lejos de la concepción medieval, que se encarna idealmente en la Beatriz dantesca, en la que honestidad y humildad se traducen al exterior en decoro, compostura y elegancia tales de cambiar e infundir salud en quien la mira. La concepción de belleza unitaria, que salva alma y espíritu, exterioridad e interioridad tanto que la exterioridad es el reflejo de la superabundancia de amor interior, está ya acabada. Entre verdad y belleza hay, por lo tanto, una escisión neta. La coincidencia entre verdad y belleza en cambio, ha connotado sea la estética clásica sea aquella cristiana. Con la modernidad inicia la época de la escisión proclamada entre alma y cuerpo, entre sustancia y apariencia, visible e invisible. Tiene que ser recuperada esta unidad entre belleza y bondad que también el sentido común del niño capta cuando le dice a la mamá que es bella entendiendo que más allá de bella también es buena, es fundamental para su vida. Cuando en efecto la mamá no satisface las exigencias del niño, éste enseguida la llama "fea".

3.4. Un grado de belleza hay en todo. Todas las cosas, luego, tienen una íntima belleza, una huella de Dios.
"Todas las cosas tienen un orden entre sí,
que es la forma en que a Dios
el universo hace semejante.
Aquí las nobles criaturas ven la huella
del eterno valor, que es el fin
para el que fue hecha la indicada norma”.

(Paraíso, I, 103-108)

Dante aquí retoma a santo Tomás que afirma que cada cosa es bella, a su modo. Somos nosotros que no estamos preparados para comprender esta belleza y no miramos bien la realidad. Pensemos en una mamá que ve bello al propio hijo, porque le tiene cariño y lo mira con ternura leyendo en la intimidad de su corazón. Pensemos en el ejemplo de la rosa en el Pequeño príncipe de A. de Saint Exupéry. La rosa del príncipe era única para el príncipe aunque igual a las otras porque a ella el principito dedicó todo su tiempo y su atención. "Se ve sólo con el corazón" dirá el zorro "Lo esencial es invisible a los ojos". Se abre entonces un discurso más amplio sobre la belleza que lleva a valorizar lo bello innato en cada criatura.

(continuará en 4. Educación a lo bello)

-
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License