3. Sin embargo golpean a la puerta
autor: Nellina Matuonto Banzatti
fecha: 2012-01-27
fuente: La boutique del mistero 3 - Eppure battono alla porta
(La boutique del misterio 3 - Sin embargo golpean a la puerta)
traducción: Juan Carlos Gómez Echeverry

El aspecto misterioso de la existencia puede tomar también semblantes de acontecimiento grave, imponderable que se lanza de manera inminente sobre la normalidad de la vida y la amenaza, mientras se quisiera hacer caso omiso y seguir viviendo como si nada pasase.
Es éste el tema de fondo de uno de los relatos más largos de la colección: "Sin embargo golpean a la puerta".
La escena se abre sobre una villa del Véneto [i] habitada por una familia evidentemente acomodada y de estilo de vida burguesa. La hipótesis que el entorno sea el del valle de Belluno familiar a Buzzati está justificada por el nombre de la propietaria, Señora Maria Gron. Gron es en efecto un pequeño pueblo en los alrededores de Belluno.
Desde los primeros compases del relato se intuye que algo inquietante grava sobre el clima de la familia recogida en la sala de la planta baja, pero la dueña de casa se apresura a defender las propias convencionales costumbres frente a cualquier interferencia externa que pueda turbarles el equilibrio.

"La Señora Maria Gron entró en la sala de la planta baja de la villa con la cesta de trabajo. Dio una mirada alrededor, para constatar que todo procediera según las normas familiares (…) Era ya de noche y como siempre las contraventanas de los altos ventanales fueron trancadas. Sin embargo del exterior llegaba un incesante estrépito de lluvia. Al final de la sala, hacia el pasillo de la entrada, un solemne cortinaje rojo cerraba la ancha abertura del arco: en aquella hora, por la poca luz que le llegaba, aquel parecía negro. (…)
Con "cortés indiferencia", una "sonrisa de precaución" o con "impecable soltura" la señora Gron, empeñada en tener tenazmente todo bajo control, trata de evitar "argumentos ingratos" o todo lo que por "desagradable" "era preciso por tanto callar" si no, por lo menos por un "sentido de oportunidad" necesario a "una casa de señores."
Con tesón se opone por lo tanto a todo lo que del exterior puede atentar la tranquilidad acolchada de la casa, hasta negar tercamente la evidencia:
"¿Pero no oye, señora? El río acá bajo, ¿no lo oye?"
"No, no oigo, no oigo nada - contestó ella, incluso en voz baja, cortada."
SIN EMBARGO (esta en efecto se puede considerar la palabra clave del cuento, evidenciada ya en el título), sin embargo, mientras todos simulan no saber, guiados por la conducción impecable de Maria Gron, la realidad tiene la ventaja y el río que a causa de las lluvias ha roto los diques, ahora amenaza con arrastrar consigo la villa entera.
Y he aquí por segunda vez aquel estruendo sordo e inquietante (…)
Y del bordo inferior del oscuro cortinaje vieron avanzar lentamente, arrastrándose sobre el suelo, una informe cosa negra (…)
"Mientras los inexplicables ruidos sordos se mutaban en un estruendo casi continuo parecido a toneles rodantes que golpeaban los cimientos de la casa (…)
Hasta que, provocada por la inexorable intrusión de la realidad hostil en la defensa obstinada de su patinado mundo burgués, también la Señora Gron es obligada a admitir la emergencia. Pero admitir no significa aceptar.
"¡Oh no! ¡No! – prorrumpe por fin la Señora María, exasperada. "¡Oh, no quiero! ¡Mis flores, mis bellas cosas, no quiero, no quiero! - su boca tuvo un estremecimiento, la cara casi se contrajo descomponiéndose, ella estuvo a punto de ceder. Luego con un esfuerzo maravilloso, sonríe. Su mundana máscara quedaba intacta (…)
¿Cómo no evocar con la memoria la sonrisa del teniente Angustina o el mismo Drogo en el “Desierto de los Tártaros” alcanzados por la muerte en un extremo esfuerzo de estoica dignidad? No basta sin embargo “el aristocrático desprecio” de la Señora Gron para "intimidar al abismo": el lado misterioso de la realidad tiene pues la ventaja en las formas más inesperadas.
Buzzati de eso advierte continuamente los indicios que disfraza de sugestivas metáforas, como ocurre en la conclusión de este inquietante relato:
Hay alguien que golpea a la puerta (…) ¿Quién queréis que sea? (…) no hay nadie, naturalmente, ya. Sin embargo golpean a la puerta, esto es positivo. Un mensajero quizás, un espíritu, un alma, que viene a advertir. Esta es una casa de señores. Los del otro mundo, a veces, tienen deferencias.//"

Notas del traductór
i. Véneto (Veneto en italiano, Vèneto en véneto, Venit en friulano, Veneto en ladino) es una región en el noreste de Italia que tiene como capital a Venecia. Tiene una superficie de 18.391 km², siendo la octava región más grande del país. Fuente: www.wikipedia.com

-
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License