El padre ausente /2
autor: Claudio Risé (entrevista de Enrico Gatta)
fecha: 2003-02-12
fuente: Papà non c’è e mamma è una strega

Papá no existe y mamá es una bruja. Es éste el cuadro poco idílico que cada vez más a menudo las crónicas familiares nos entregan. Son siempre más los padres que viven en el limbo de los "separados" y que a veces ven sancionado hasta por una sentencia del juez el derecho a no existir, limitando su responsabilidad al pago de los alimentos. Pero también cuando los padres están - porque todavía no se han ido (o no han sido echados) de la casa -, la suya a menudo es una presencia pálida, "mamificada" en los primeros años de vida del bebé y poco eficaz más tarde, cuando los hijos, alrededor de los ocho años, empiezan a salir del álveo materno. Cuanto a las madres, luego, no es que sean precisamente "malas", pero sucede a menudo que estén cansadas, estresadas, de mal genio… Solas tienen que sustentar todo el peso de los hijos. Uno de los grandes investigadores de esta "sociedad sin padres" es Claudio Risé, psicoanalista de formación jungiana, docente universitario de sociología de la comunicación, autor de numerosas publicaciones, entre las cuales El padre, él ausente inaceptable (Tutor, psicología), que ha alcanzado la tercera edición en el lapso de seis meses.

P: ¿Risé, por qué el padre está ausente?

R: "Ante todo porque no ha tenido, a su vez, un padre que le enseñara a ser tal. Y luego porque es la misma sociedad que de hecho lo empuja en una gris tierra de ninguno, de la cual ya no puede comunicar con los hijos, ni ellos con él. En sustancia: el padre hable también de dinero, organice ciertamente un buen nivel de vida para la familia, pero respecto al resto, por favor, calle."

P: ¿Cuál es la ausencia paternal que la impacta más?

R: Me parece nada menos paradójico que el padre, con base en la legislación sobre el aborto, sea privado de cada responsabilidad hasta en el proceso reproductivo."

P: ¿Cuáles son las consecuencias de esta ausencia?

R: "Una sociedad sin padres es fuertemente patológica. Todos los estudios desarrollados sobre el argumento han demostrado que los niños que crecen sin un padre tienen una vida mucho más difícil que los niños que tienen ambos los padres en la casa."

P: ¿Hay datos?

R: Hay muchos datos. Por ejemplo aquellos presentados en los Estados Unidos por los Despachos del Censo: el 90% de los homeless, de las personas sin morada, y de los hijos huidos de la casa, no tenían un padre en la familia. El 70% de los jóvenes delincuentes hospedados en instituciones estatales venían de familias donde no había el padre. El 85% de los jóvenes que se encuentran en la cárcel han crecido sin padres. El 63% de los jóvenes que se quitan la vida tienen a padres ausentes… ".

P: ¿Qué les ha faltado a estos jóvenes respecto a los que en cambio han tenido a un padre?

R: Ha faltada el testimonio de que la vida no es sólo satisfacción, confirmación, garantía, sino también pérdida, falta, fatiga. Es el padre quien provoca en el hijo la primera herida, afectiva y psicológica, interrumpiendo la simbiosis con la madre y proponiendo desde aquel momento al desarrollo del niño una dirección, una perspectiva… ".

P: Una perspectiva que también es un límite…

R: Ciertamente: una dirección excluye otras. Por esto hablo de "herida": el padre "hiere" al hijo, pero lo vuelve más fuerte. Es la dura, difícil, emocionante fase de la educación, en la cual el niño aprende a renunciar."

P: y en la "sociedad sin padre" en cambio ¿qué ocurre?

R: "Los hijos ven la pérdida como una afrenta personal, más que como una prueba de la existencia, unida también al destino espiritual del individuo. Los ejemplos de esta debilidad y fatiga al afrontar la vida y sus pruebas están continuamente bajo nuestros ojos: desde los suicidios por "protesta" contra las notas negativas en el colegio o la fallida adquisición del ciclomotor hasta la enorme dificultad provocada por cada separación, incluida aquella de la casa de la familia de origen, de la cual el joven le cuesta cada vez más alejarse, para invertir, fatigosamente, sobre su propio futuro personal."

P: ¿Cómo ve el futuro para la figura del padre?

R: "Con moderado optimismo: algo se está moviendo en la sociedad. Es de hace pocos días el parecer favorable del authority británica en materia de bioética sobre la propuesta de ley que prevé la obligación de la notoriedad para el donador de esperma en la inseminación heteróloga. El hecho de que el padre sea identificable de parte de los hijos genéticos es un hecho nuevo en un País que en los últimos treinta años siempre se ha movido en dirección opuesta… ".

P: Su optimismo sin embargo es "moderado". ¿Por qué?

R: "Porque la pérdida de saber paternal, y masculino, que caracteriza la sociedad de hoy es el punto de llegada de un proceso de más de dos siglos. No podemos pensar que sea suficiente un chasquido de dedos para restablecerlo."

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License