Gröning, «El Gran Silencio». Quien cree en Dios ...
autor: Juan Orellana (a cargo de)
fecha: 2006-12-01

Los objetos, el mundo que nos rodea, son un signo consolador: no estamos solos en el mundo. Los Cartujos muestran cómo la fe otorga valor y sentido no sólo al tiempo, sino también al trabajo y a los objetos más cotidianos: «El monasterio es un lugar donde puedes enfrentarte a ti mismo y a tus preguntas más profundas. Eso es lo que yo he intentado hacer»

enlace: Huellas, Diciembre 2006
Quien cree en Dios nunca está sólo
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License