Llamémosla "genómica"
autor: Giorgio Dieci y Paolo Tortora
Daniele Banfi y Mario Gargantini (entrevistadores)
fecha: 2010-05-24
fuente: VITA ARTIFICIALE/ 1. Chiamiamola "genomica", ma per una vera cellula ci vuol ben altro
traducción: María Eugenia Flores Luna

Se requiere bien de otra cosa para aclamar la vida artificial: "Se puede sólo hablar de "genómica artificial", en el sentido de que, con un impresionante despliegue de medios y fondos, ha sido químicamente sintetizado de nuevo un entero genoma". Ésta es la reacción de quien se ocupa cotidianamente de bioquímica frente a la noticia, difundida el viernes pasado en todos los medios de comunicación con títulos del tipo: "He aquí el principio de la vida artificial: construida la primera célula sintética". El hecho es que de individuales genes sintéticos a menudo se valen también los investigadores que operan en laboratorios mucho más modestos que aquellos guiados por Craig Venter. ¿Qué cosa significa entonces la célula sintética anunciada por el científico - empresario americano?

Desde el punto de vista técnico ha sido sustituido el ADN del microorganismo Mycoplasma mycoides con un ADN completamente "construido" en laboratorio. Una construcción, sumamente costosa en términos económicos y de tiempo, pero que ya es hecha desde hace tiempo por empresas especializadas en el sector de la producción de genes artificiales. Como subraya Giorgio Dieci bioquímico de la universidad de Pavía, "El genoma sintético no es conceptualmente nuevo: es nueva sólo la escala (multimillonaria) de la operación. Se trata sólo de una aplicación sobre una vastísima escala de lo que ya ocurre en muchos laboratorios del mundo gracias a la tecnología creada por Frederick Sanger hace muchos años: nadie se asombra de esto, es rutina."

Es verdadero que el énfasis con el que la noticia ha sido difundida, al menos inicialmente, puede fácilmente inducir al error de pensar que la célula creada por Venter sea totalmente artificial. Lo que la prensa no ha enfatizado es que la célula receptora no ha sido proyectada en un laboratorio, sino era una preexistente célula natural. Se ha creado así una imagen mecanicista, que ve a Venter juntar los componentes pieza por pieza de la célula hasta obtener una igual e idéntica a aquellas "naturales".

La realidad es completamente diferente. Como nos explica el doctor Dieci: "Una celda sintética debería ser una célula ensamblada a partir de todos sus componentes (todos sus lípidos, metabolitos, proteínas, ácidos nucleicos, iones, polisacáridos, agua etc.). Uso el condicional porque este objetivo está muy lejos también para aquellos que trabajan desde siempre sobre eso. Aquella usada por los hombres de Venter es una célula auténtica, no construida por ellos, a la cual han hecho un trasplante total de ADN."
El concepto fundamental que hay que tener bien claro es que cada célula existente en este mundo nace de otra célula: el molde para cada nueva célula es la célula madre, de la cual deriva en su totalidad. Nunca nadie ha logrado construir ex novo una célula sólo a partir de su ADN. Como subraya Pablo Tórtora, bioquímico de la Universidad Bicocca de Milán, "todos los componentes de la célula interaccionan entre ellos de modo extremadamente sutil y sofisticado. Hoy nosotros comprendemos bien poco de tal red de interacciones, que es en último análisis uno de los aspectos esenciales de la vida, también en las formas más elementales. No bastaría pues sintetizar todos los componentes químicos citados para producir una célula, sino haría falta ensamblarla de modo tal que pudieran interaccionar en el modo apropiado. Y así, mientras que nuestros conocimientos sobre los sistemas biológicos progresan, es como si el aspecto esencial del fenómeno vida retrocediera al mismo tiempo, quedando hasta hoy día inaprensible."

Se requiere otra cosa por lo tanto para hablar de creación y para consagrar el trabajo de Venter como vertiente en la definición del concepto de vida. No estamos por lo tanto frente a un hito de la historia de la biología: descubrimientos de mucho menor resonancia mediática la han cambiado mucho más profundamente. Aquí, en realidad, no se debería ni siquiera usar la expresión "descubrimiento científico": se ha tratado del éxito de un poderoso proyecto tecnocientífico, alcanzado por la Synthetic Genomics gracias al empleo macizo de potentes ordenadores e instrumentación de elevadas prestaciones. Estamos pero en una etapa importante en el ámbito biotecnológico, sobre todo por las aplicaciones que se plantean; aunque en tiempos muy largos y con tantas otras metas por superar.

Venter - con su habilidad de business man que sabe introducirse en las tendencias más populares - ha declarado que su nueva tecnología podrá llevar a proyectar bacterias que salvan el ambiente para utilizar como fábricas vivientes de biocarburantes o para liberar aguas y terrenos de sustancias contaminantes (a propósito, la Synthetic Genomics ya ha refrendado acuerdos con la BP, aquella del petróleo en el Golfo de México) o realizar algas que absorban anhídrido carbónico.

En realidad el experimento de Venter representa un progreso importante en términos de potencialidades aplicativas. Como recuerda Tórtora, "ya desde hace tiempo se modifica el genoma de microorganismos según un proyecto predeterminado, llevándolos a producir moléculas de varios tipos o a modificarlas de otras presentes en el ambiente. Se producen así antibióticos, proteínas terapéuticas, biocarburantes; o bien se crean microorganismos capaces de degradar compuestos contaminantes". La performance de Venter pone pues las bases para un fortalecimiento cada vez más grande de estas aplicaciones biotecnológicas existentes y ya en práctica en muchos laboratorios. Sin embargo, la presunción de haber puesto las manos en el misterio de la vida reduciéndola a la sola componente bioquímica y la despreocupación en descuidar muchos factores implicados en las nuevas tecnologías, no serán cierto los mejores compañeros de viaje en esta aventura.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License