Lucio Dalla. Un hombre "curioso" del misterio de la vida
autor: Davide Rondoni
Paolo Vites (entrevistador)
fecha: 2012-03-02
fuente: LUCIO DALLA/ 1. Un uomo "curioso" del mistero della vita
traducción: Mairelys Perez

Davide Rondoni, poeta, escritor, editorialista, había entrelazado en el curso de los años una profunda amistad con Lucio Dalla. Como dice con sencillez, Bolonia en el fondo es un gran pueblo y se acaba con encontrarse un poco con todos. Pero obviamente fue la pasión hacia la palabra, el arte de la palabra, a hacer encontrar el poeta Rondoni y el músico Dalla, que justo de la palabra improvisa hizo gran empleo. Lucio Dalla ha fallecido ayer de repente, la mañana después de un concierto que tuvo en Suiza. La tarde tenia que tener otro concierto. Sus colaboradores han dicho que se levantó con óptimo humor, desayunó, alguna llamada, luego la muerte: infarto repentino sin salvación. Dalla habría cumplido 69 años domingo 4 de marzo: nació aquel 4 de marzo de 1943 que cantó en la célebre canción homónima. Para Davide Rondoni, contactado por IlSussidiario.net, "Lucio Dalla era una persona intensamente curiosa de modo positivo, curiosa del misterio de la vida y con una curiosidad positiva hacia la experiencia". Noches de discusiones, tal como noches de performance poético musical juntos forjaron una relación duradera: "Lucio tuvo una fe que definiría de niña y que no expresó a palabras, pero si podía, no faltaba nunca a la misa del domingo. Pero fue uno que nunca ha puesto en pantalla esta fe suya tal como además no ha puesto en pantalla nunca su homosexualidad. Jamás ha sido un icono gay."

¿Rondoni, cómo fue que se han encontrado? ¿Cómo ha nacido la amistad entre ustedes?
Creo que Lucio había leído un poco de cosas que escribí, algunos de mis libros. En el fondo Bolonia es un gran pueblo y es fácil encontrarse, convertirse en amigos. Así ha nacido esta amistad, de algún modo que honestamente ahora me cuesta recordar, pero bien pronto me ocurría a menudo ir a su casa, a veces también en la noche tarde. Sucedió tan casualmente, a lo mejor volvía de un viaje de trabajo y veía las luces encendidas en su casa y subía donde él. Nos encontrábamos fácilmente sin dificultad. Fue un período en que muchas veces nos encontramos.

¿También habéis hecho espectáculos juntos?
Me ha acompañado musicalmente en la lectura del "Compianto, vita (Dolor, vida)", un texto mío que hemos ejecutado juntos en la iglesia de Santa Maria della Vita. Luego ocasionalmente hicimos juntos otros espectáculos, espectáculos de improvisación entre música y poesía. También hemos hecho cosas juntos en la radio.

Si no me equivoco también han abierto un centro de estudio sobre poesía y canción.
Sí, ha sido abierto cerca de mi centro de poesía en la universidad de Bolonia que se llama "Centro La canzone."

¿De qué se trata?
Quiere ser un modo para mirar en serio al mundo de la canción saliendo fuera de la retórica por que se dice siempre que los cantautores son poetas, una expresión que no le gustaba tampoco a él. Recuerdo bien que Lucio decía que quería ser un buen cantante no un poeta, y que los poetas son los poetas y los cantantes son los cantantes. Entonces, tuvo claras las diferencias entre dos artes que están muy cercanas, pero también son muy diferentes.

Estoy absolutamente de acuerdo sobre esto.
Era muy simpático cuando se hablaba de esto. Decía: Mira, los cantautores, se dicen muchas cosas sobre ellos, pero disculpe, ¿quién ha escrito “i Papaveri son alti” no era un cantautor también él? ¿Los autores de canciones de los años 40, decía, que como no cantaban entonces en los Festival dell'Unità entonces no se pueden definir como cantautores?

¿Qué te impactó más de su persona?
Lo que he encontrado en la amistad con él y haciendo espectáculos juntos, teniendo en cuenta que era uno que vivía en un ambiente tan lleno de contradicciones como lo es aquel de la música, ha sido fundamentalmente una cosa sola. Fue una persona libre dotada de gran curiosidad porque en los años en que yo lo frecuentaba Dalla ya podía mirar las cosas sin la ansiedad, como les sucede a los cantantes que están entre los más populares, aquellos ya llegados al gran éxito. No tuvo cierto el problema de afirmarse pero con respecto a otros que han seguido repitiéndose a sí mismos, no ha tenido nunca miedo de intentar caminos nuevos asumiéndose varios riesgos.

¿Por ejemplo?
Estaba interesado en la lírica, en el musical, en el teatro, era uno que le gustaba crear y ponerse junto a la gente para buscar caminos nuevas. Musicalmente se ve en los últimos discos, intentaba a veces vías nuevas, a veces lográndolo y a veces no, como es normal que sea pero esta calidad de curiosidad positiva respecto a la vida yo se la reconozco como un rasgo bonito y un rasgo no tan frecuente entre los artistas.

Si no me equivoco hace unos años dijo que debía musicar unas poesías de Juan Pablo II.
Sí, me acuerdo, fue un proyecto que luego no se realizó. Él tenía una fe que definiría de niña que no expresó con palabras y que no expresó a palabras, pero si podía, no faltaba nunca a la misa del domingo. Pero fue uno que nunca ha puesto en pantalla esta fe suya tal como además no ha puesto en pantalla nunca su homosexualidad. Jamás ha sido un icono gay Fue fundamentalmente uno con una vida interior muy rica. También desordenada, diría vivaz. Luego sobre muchas cosas también discutimos animadamente, hemos tenido una relación franca que no era nunca como un paseo tranquilo.

Una vez Lucio Dalla dijo que las canciones son un gran misterio.
Creo que su figura era positivamente una figura curiosa respecto al misterio de la vida, esto me lo ha comunicado de modo evidente. Y éste es uno de los motivos por lo que ha logrado comunicarse con muchas personas, sin presunción. Me acuerdo que fui un par de veces con mis hijos a su casa, bajo Navidad, y él era un maníaco de los pesebres y los tiovivos mecánicos. En Navidad llenó la casa precisamente de juegos mecánicos y luego tuvo este increíble pesebre del setecientos que dejó a mis hijos a boca abierta.

La noticia de su muerte ha provocado una oleada de pésame de veras impresionante.
También tenía una profunda fe hacia Padre Pio por motivos familiares suyos y personales también un poco oscuros pero el dato fundamental era la curiosidad positiva hacia la experiencia. La falta que en muchos ahora sienten es esta curiosidad bonita que se percibía en sus canciones. Tenía un sentimiento de la vida como un viaje positivo. Sus canciones siempre estuvieron llenas de una tensión al futuro, qué cosa será, el viaje hacia el porvenir, y esto creo sea una cosa muy importante hoy.

Y también fue un gran músico.
Fue un músico autodidacto, pero absolutamente consciente de los vínculos de la música del pasado con la música así llamada ligera. Recuerdo que en su casa me hizo escuchar cómo Gino Paoli en ciertas canciones suyas hubiera retomado unos motivos de Bach. En sus canciones se percibe que era uno que la música la escuchaba. Tenía la improvisación del músico de jazz y la oreja de uno que de música ha escuchado tanto.

-
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License