Parménides
fuente: Parmenide

Exposición

  1. Se deben seguir no los sentidos, sino el pensamiento para alcanzar la verdad;
  2. y el pensamiento atestigua que el ser es y que el no ser no es;
  3. si el no ser no es, mucho menos puede ser aquello que está compuesto del no ser;
  4. el devenir y la multiplicidad están compuestos de ser y de no ser (en efecto devenir significa dejar de ser aquello que era, y ser aquello que no era; y muchas cosas son muchas precisamente porque las unas no son las otras)
  5. por tanto el devenir y la multiplicidad no son (no son reales)
  6. por consiguiente los sentidos que nos atestiguan el devenir y la multiplicidad nos engañan.
  7. Sin embargo una cierta forma de realidad le reconoce Parménides al mundo sensible (cambiante y múltiple);
  8. pero la verdadera realidad es el ser, uno, eterno, no generado, incorruptible, inmutable.

Para existencializar

La poesía de Leopardi que citamos mas abajo, documenta el carácter no abstracto del problema al que Parménides hace referencia: ahora somos, dentro de poco (al menos aparentemente) no seremos. Y el no-ser causa problemas, si somos sencillos como lo niños, el no ser es problemático. No lo causa solo a quien se crea y se finja astuto, con una satánica astucia, pero que al final es falsa y engañosa.

Sobre el retrato de una bella mujer esculpido en el monumento sepulcral de la misma1

Tal fuiste: ahora aquí bajo tierra
polvo y esqueleto eres. Sobre el fango,
inmóvilmente colocado en vano,
mudo, mirando de la edad el vuelo,
está, de la memoria
y del dolor custodio, el simulacro
de la desaparecida belleza. La mirada
dulce, que hacía temblar, si, cómo ahora
parece, inmóvil
se fijaban en otro; el labio,
donde como de urna llena
el placer derramábase; aquel cuello,
circuido ya de deseo; la amorosa mano,
que a menudo, al posarse,
sintió helada la mano que oprimía;

y el seno, ante el que todos
se tornaban visiblemente pálidos,
fueron un tiempo: huesos
y fango eres ahora;
visión tan triste oculta hoy una piedra.

A eso reduce el hado
a aquello que creímos la más viva
imagen celestial. Misterio eterno
de nuestra vida. Inerrable fuente
de excelsos pensamientos y sentires,
hoy triunfa la belleza,
y parece, cual llama
de natura inmortal en este yermo,
de altísimos destinos,
de afortunados reinos y áureos mundos
esperanza segura
dar al mortal estado:
mañana leve fuerza
en abyecto, soez y abominable
trocará a lo que tuvo
casi angélico aspecto,
y también de las mentes
desaparece aquello
que admirable concepto suscitaba.

Deseos infinitos
y soberbias visiones
crea en el pensamiento
por natural virtud, docta armonía,
y por un deleitoso mar, arcano
yerra el humano espíritu
como por divertirse
osado nadador por el océano:
mas si un discorde acento
hiere el oido, en nada
se torna aquel edén en un instante.
Natura humana ¿cómo,
si polvo y sombra eres,
si eres frágil y vil, sientes tan alto?
Si gentil todavía,
¿por qué el más digno de tu pensamiento
es así de liviano
y origen de razones despreciables?

El discípulo, Zenón de Elea
(Ver ficha sobre Zenón en italiano)

Para un juicio

Parménides es el primero en reconocer con claridad una dimensión fundamental de la realidad:

  1. en términos científicos el principio de identidad / no contradicción
  2. en términos existenciales, la permanencia de una estructura inteligible y, podríamos decir de una belleza/bondad de lo real: la realidad “es sólida”, “no naufraga, no se deshace, ni lo podría hacer”. En todo domina lo que queda, y esto es bello. Sin saber como, Parménides entrevé que detrás de todo lo que cambia, más fuerte que todo lo que cambia, hay algo que es eterno.
  3. El límite de su pensamiento es el de quedarse de manera unilateral en la permanencia del ser, lo que le lleva a concebir un Eterno no diferente del mundo (inmanente), y concebido como finito.

Textos

Parménides, Poema de la naturaleza,

  1. D-KB2: “Es necesario que lo sepas todo y que el corazón no tenga miedo a la verdad, ni a las opiniones de los mortales en las que no hay verdadera certeza. Orbene yo te lo digo, y tu después de haberlo escuchado coloca atención a mi discurso, cuales caminos de búsqueda son pensables. El camino que dice que el ser es y que no es posible que no sea, este es el camino de la persuasión que acompaña a la Verdad; y aquel que dice que el ser no es y que es necesario que no sea, te digo que esta es una sensación inescrutable, pues tampoco podrías conocer aquello que no es, esto no es posible ni decirlo. Lo mismo es pensar y ser.”
  2. Diels -Kranz B 2: “Por la palabra y el pensamiento es necesario que el ser sea, solo es posible que el ser sea y que la nada no sea. Sobre esto te exhorto a reflexionar. Primero que todo te tengo alejado de este camino de búsqueda, pero también de aquel sobre el cual los mortales van errando: gente de confundida, la incapacidad en sus pechos dirige la errabunda mente, son trasportados juntamente, sordos y ciegos, aturdidos, gente incierta, para quienes ser y no ser son lo mismo, sin embargo en todas las cosas el camino es reversible”
  3. Diels - Kranz B 7: “Las yeguas que me llevan hasta donde quería mi corazón, ellas me encaminaban ya que las diosas me hubiesen llevado por el famoso camino que en cada ciudad lleva al hombre a poseer el saber. Allí salté. Allá me llevaban sagaces yeguas que tiraban un carro, y doncellas señalaban el camino. Los ejes (NT de las ruedas del carro) ardían – estrujadas las dos ruedas hacían a los ejes emitir un ruido estridente – cada vez que las hijas del sol, abandonadas las casas de la noche, aceleraban su camino hacia la luz liberando el campo de las velas, puesto que buscaban en una parte y en otra. Allí estaba la puerta de los caminos de la noche y del dia, un dintel y un umbral de piedra la sostienen, se levanta en alto con dos grandes batientes, de la cual la Justicia que castiga tiene las llaves para cerrar y abrir. A ella dirigieron las doncellas dulces palabras y hábilmente la persuadieron para que les quitase en un relámpago el pestillo cerrado de la puerta que abriéndose de para en par muestra el inmenso vacío de los batientes, haciendo girar hacia un lado y hacia el otro los ejes de bronce que están fijados en los ejes con pernos y clavos. Súbitamente las doncellas dirigieron carro y yeguas por el camino. La diosa me acoge benévola. Me coge con su mano derecha, se dirige a mi y me dice: “Oh joven, conducido por guías inmortales y sus yeguas jadeantes hasta mi casa, sé bienvenido. No es una suerte funesta la que te ha hecho recorrer este camino, que ciertamente está fuera del alcance de los hombres, es Theme, la ley divina, y Dike, la Justicia. Debes conocerlo todo, y que tu corazón no tenga miedo a la verdad rotunda ni a las opiniones de los mortales en las cuales no existe verdadera certeza”.
  4. Diels- Kranz B 8 “¿El ser como podría existir en el futuro, como podría nacer? Si llegase a ser, no sería; no se extingue el nacimiento, ni la muerte desaparece. El ser inmóvil está constreñido en límites inmensos, sin principio ni fin pues nacimiento y muerte fueron alejados, los alejó la verdadera certeza. Por ello serán pura palabrería lo que los mortales han creído que fuese verdadero: nacer y perecer, ser y no ser; cambiar de lugar y los esplendentes colores.”
  5. Diels - Kranz B 8: “¿Cómo habría nacido y de donde? Del no ser no te permito ni que lo digas, ni que lo pienses pues del Ser no se puede pensar que no es. ¿Cuál necesidad lo habría empujado, a partir de la nada, a nacer antes o después? Y además no es divisible porque todo es igual. No hay en una parte mas ser o en otra parte menos ser para que se impida la contigüidad del ser consigo mismo pues todo esta lleno de ser, por ello el ser está en contacto con el ser y todo ser es contiguo”.
  6. Diels - Kranz B 8: “El ser inmóvil está constreñido en límites inmensos, sin principio ni fin pues nacimiento y muerte fueron alejados, los alejó la verdadera certeza. Permaneciendo idéntico en el mismo estado se mantiene y así se queda allí inmóvil, porque la potente Necesidad lo mantiene atado en sus propios límites. El Ser no puede no ser completo. En efecto no le falta nada, pues si algo le faltase, le faltaría todo”.
  7. Diels -Kranz B 3: “Lo mismo es pensar y ser. Por la palabra y el pensamiento es necesario que el ser sea, solo es posible que el ser sea y que la nada no sea. Sobre esto te exhorto a reflexionar. Es lo mismo pensar y el pensamiento que es; pues sin el ser en el cual se expresa el pensamiento, ni siquiera se encontraría el pensamiento. En efecto nada existe o existirá fuera de los límites del ser”

Textos sobre Parménides

Entrevista sobre Parménides (Gadamer, Severino y otros, texto en italiano)

E. Severino sobre Parménides

Pregunta: Parménides ha escrito un poema en exámetros del que conservamos alrededor de 150 versos. Este texto se ha considerado como el auténtico y verdadero comienzo del pensamiento filosófico. Profesor Severino, ¿Cuales pueden ser los motivos que nos hacen interesar hoy por la filosofía griega y además por sus formas más antiguas, y en especial por un filósofo como Parménides?

Severino: ciertamente su pregunta atañe a un punto delicado, a nuestra cultura, que cree poder desinteresarse del pensamiento griego o que no tenga nada que ver con el. En cambio de trata de darse cuenta que nos solo nuestra cultura, sino que también toda nuestra civilización, se desarrolla dentro de categorías que fueron expresadas por primera vez en el pensamiento griego.
Hay también aspectos que nos hacen entender la importancia de los griegos para nosotros, y de manera especial de Parménides. Hoy hay autores interesados en el pensamiento griego, como Popper que se interesa por Parménides. Tenemos la entrevista de Popper con Einstein donde el primero llama a Einstein “Parménides”, esto significa que no se trata de alguien desconocido y además tenemos signos que manifiestan de modo extraordinariamente insólito la importancia de Parménides, por ejemplo Platón lo llama "venerado y terrible" – una expresión de Homero.
Aristóteles, que en términos generales es mesurado, dice que lo de Parménides son manías, es decir locuras: se puede decir que es la única vez que Aristóteles se refiere de esa manera a un pensador, lo llama loco, maniaco y se puede decir que esta locura de Parménides es el punto de referencia para toda la historia del pensamiento filosófico.

Pregunta: Usted ha señalado al comienzo una analogía que interpretaría a Parménides y a Einstein. E hizo notar que Einstein afirma que habría una rigurosa dependencia causal entre todos los fenómenos, determinismo que le gustaba ilustrar con la frase: “Dios no juega a los dados con el universo”. ¿Es este el hilo conceptual que parte de Parménides y llega hasta Einstein?

Severino: Con respecto a Einstein la analogía con Parménides se planteaba en estos términos: para la teoría de la relatividad todos los acontecimientos del mundo ya están como registrados en la “bobina”, una bobina que contiene todos los elementos del mundo. Es ciertamente una concepción determinista, pero si todos los eventos existen como fotogramas, todos existen de manera contemporánea. Esta es la analogía entre el discurso de Einstein y el de Parménides.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License