Pitágoras
fuente: Pitagora

Exposiciones

¿Por qué Pitagóricos?

  • Se habla más de escuela pitagórica que de Pitágoras en cuanto que su figura permanece envuelta en medio de leyendas; sus secuaces tenían una verdadera veneración por su persona y sus palabras (ha resultado proverbial la frase autòs efa, ipse dixit: “Lo dijo el”, entendiendo que es verdad), pero el no escribió nada;
  • Original de Samos, vive probablemente en el siglo VI/V a. C. En italia, donde fundó su escuela;
  • tal escuela que no era solo filosófica, sino también escuela de vida (habían por ejemplo preceptos relativos a la comida y al comportamiento) con influjo también en la política.
  • La escuela pitagórica duró mucho tiempo, sin que sea posible determinar con total claridad las contribuciones de cada autor y la diferencia entre los diferentes periodos; debe afirmarse que entre los pitagóricos existía una especie de comunidad intelectual.

La doctrina

El arché

Como todos los “presocráticos” Pitágoras tenía el problema del principio (arché): comparado con la escuela jónica su pensamiento va más allá del nivel de la pura fisicidad, elaborando conceptos de una cierta abstracción, como los números;

El principio está más allá de lo inmediato: son los números; como dice Aristóteles, los pitagóricos sostienen “que todo lo que hay en el universo es armonía y número” (Met, libro A).

¿Por qué los números como principio?

  • Se suele decir que los pitagóricos fueron asiduos cultivadores de las matemáticas, es más se puede decir que inventaron la matemática como ciencia abstracta-especulativa, independiente de las aplicaciones prácticas (hechas por los egipcios y otros pueblos), aunque es difícil precisar que descubrimientos les pueden ser atribuidos (probablemente ni siquiera el famoso teorema de Pitágoras es una invención suya); pero la motivación de su tesis filosófica fundamental no se pueden enfocar solo en ese interés matemático.
  • El motivo fundamental por el cual mantenía los números como principio-arché de todo fue que notaron que muchos fenómenos observables son traducibles en términos matemáticos: en efecto podemos constatar que el mundo no es un caos, desordenado, sino que es una armonía cuantitativamente mensurable. Mensurable matemáticamente son los sonidos, las notas musicales (En efecto cultivaron la música como instrumento purificativo), los ciclos de los astros, de las estaciones, el periodo del embarazo y otros acontecimientos. Por tanto siendo lo múltiple reconducible a la unidad de los números, estos últimos son el principio de todo.

Números y principios de los números: pares e impares

Los números no están todavía en el último nivel: mas allá de toda la multitud de los números hay dos principios supremos, que de cualquier manera son el principio de los números: lo par y lo impar, factores primordiales, del cual nacen todos los números, del cual derivan todas las cosas.
Se debería decir que para los pitagóricos el principio de las cosas que vemos son los números, y que los pares y los impares son el principio de los números.

Esquema sobre las cualidades asociadas a los pares y impares respectivamente
pares impares
imperfecto perfecto
indeterminato, ilimitado, in-finito (a-peiron) determinado, limitado, finito (peras)
. .
->
. .
Lo par no limita: en esta representación “deja pasar” la flecha
. .
-> .
. .
El impar en cambio limita, en la representación gráfica “detiene” la flecha.
zurdo diestro
movido detenido
curvo derecho
femenino masculino
tinieblas luz
rectángulo cuadrado
múltiple uno

Los números: verdadera realidad

  • El número, que es el arché de todo, debe ser entendido no como abstracción, pura representación mental, sino como realidad subsistente, como fundamento constitutivo de todas las cosas; si ha hablado en ese sentido de concepción aritmético-geométrica del número. Por tanto sería forzado hablar, como dice Aristóteles, del número como principio formal y material, atribuyendo a los pitagóricos conceptos que desconocían.
la tetraktys - entre aritmética y geometría
*
* *
* * *
* * * *
xxxxxxxx
1
2
3
4
xxxxxxxx
la tetraktys (figura sacra de los pitagóricos, que muestra el número
10. como la suma de los primeros 4 números enteros)
  • Parece que asociaran el 1 al punto, el 2 a la línea, el 3 a la superficie y el 4 a los sólidos. Se atribuye a Filolao la sentencia que de los cuatro elementos la tierra es originada a partir del cubo, el fuego de la pirámide, el aire del octaedro, el agua del icosaedro.

Cosmogonía

Parece que afirmasen que el originario vacío-ilimitado hubiese sido “inspirado”, informado a partir del uno-limitante, y de esto se habría originado la distinción de todas las cosas.
En todos los casos para los pitagóricos el mundo es un cosmos ordenado, no es dominado por fuerzas caóticas e irracionales.

Su concepción ética se fundamentaba en concepciones de impronta órfica.

  • Afirman que el hombre fuese esencialmente alma, de naturaleza divina y eterna, cuya unión a un cuerpo (swma) se consideraba como el castigo de culpas cometidas en una vida anterior, por esto la expresión: swma-shma (cuerpo-cárcel). Ellos fueron los primeros filósofos en sostener la metempsicosis, que tampoco inventaron ellos (como cree Wilamowitz).
  • En consecuencia el alma debe purificarse, para liberarse del ligamen que tiene con el cuerpo.
  • Tal purificación no consistía en prácticas religioso-emocionales, probablemente juzgadas como mágicas y fantásticas, sino en reglas prácticas por ejemplo de tipo alimenticio o inspiradas en una sabia moderación: no suscitar la ira de los potentes (“no atizar el fuego con el cuchillo”), no violar la equidad (“no hacer caer la balanza”), no pensar solo en el hoy (“no sentarse en el chenice”, es decir la ración diaria de grano) y en cultivar la ciencia.

Los discípulos eran guiados a través de purificaciones médicas y asépticas, luego se purificaban con la música y en esos primeros tiempos su tarea era callar y escuchar;

después podían hacer preguntas sobre la música y las matemáticas;

Al final el maestro, hablando desde la parte trasera de una tienda como si estuviese en un oráculo (acentuando el carácter sagrado de la doctrina trasmitida), les instruía acerca de toda la doctrina.

  • En ese sentido se ha hablado del pitagorismo como de un “misticismo racionalista”

Para un Juicio

A los pitagóricos se les reconoce de positivo:

  • El haber reconocido el carácter armónico del cosmos, permeado de proporciones numéricas: la armonía y la belleza son de tipo cualitativo (la armonía y la belleza de los colores y formas), pero también de tipo cuantitativo;
  • Haber concebido una unidad entre pensamiento y vida (Pitágoras daba a sus discípulos normas de comportamiento y les reclamaba a estar en una especie de fraternidad).

Límites de su planteamiento son:

  • Incapacidad de explicar el problema del mal, lo irracional, que también está presente en la realidad que conocemos.
  • Confusión entre inmanente y trascendente, por esto el principio de todo se queda aun en lo inmanente;
  • una cierta exasperación de la dimensión matemática, a la cual todo se reduce;
  • la idea de metempsicosis, para la que la misma alma pasa de cuerpo en cuerpo; idea contraria a la realidad de la persona y al consecuente principio de responsabilidad personal;
  • inaceptable la idea de liberarse del cuerpo, que es positivo e importante, por que es parte integrante de la personalidad humana; es la liberación no del sino con el cuerpo de la cual tenemos necesidad;
  • también es inaceptable el origen del vegetarianismo del ofrecemos ahora algunos textos.

El vegetarianismo pitagórico

Parece que Pitágoras haya dicho: “Amigos míos, evitad corromper vuestro cuerpo con comidas impuras; tenemos campos de trigo, abundantes manzanas colgadas de lo árboles, uvas que llenan las viñas, hierbas gustosas y verduras para cocer; tenemos leche y miel olorosa de tomillo; la tierra ofrece una gran cantidad de riquezas, de alimentos puros, que no provocan derramamiento de sangre ni muerte. Solo los animales satisfacen su hambre con la carne, pero no todos: en efecto caballos, vacas y ovejas se alimentan con hierba”.
Diógenes escribe que Pitágoras solo comía pan y miel en la mañana y verdura fresca en la noche, y que pagaba a los pescadores para que arrojaran al mar los peces que acababan de pescar.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License