Sucedió en 1492
autor: Mimmo Stolfi y Pina Traini
fecha: 1992
fuente: Accadde del 1492
traducción: Marco Valera

Al comienzo fue un navegante genovés, testarudo e ingenioso. Entonces en la escena entraron indios y misioneros, piel roja y caras pálidas, comerciantes y dictadores. Ellos son los protagonistas del gran viento que desde el 12 de octubre de 1492 ha ampliado los horizontes del mundo. La historia del descubrimiento de América es historia muy conocida. Sin embargo después de leer estas páginas que el periódico Il Sabato ha preparado para los estudiantes y profesores, usted descubrirá que no todo era conocido. Y que los libros de texto no han considerado muchos eventos interesantes. Hasta aquí una historia de aquel 1492. Esta semana nos enfocamos sobre el viraje en nuestra comprensión de la tierra después del descubrimiento y las consecuencias económicas que el mundo nuevo derramó en el mundo antiguo. La próxima semana, con cuatro páginas adicionales para almacenar y llevar a la escuela, trataremos las implicaciones políticas y religiosas del descubrimiento.

UNA REVOLUCIÓN ECONÓMICA

La llegada del oro americano y el nacimiento del capitalismo.

OBJETIVO ORO

"¡El oro es una cosa maravillosa! ¡Quién lo posee puede tener lo que quiera! Gracias al oro se puede incluso abrir las puertas del Paraíso a las almas…», son palabras tomadas de los diarios de Cristóbal Colón, en la euforia de descubrimiento. Si el resorte que impulsó al almirante en la ruta "de las Indias" fue la búsqueda de una ruta marítima para las especias de Oriente, el metal precioso inmediatamente se convirtió en el objetivo de todos los siguientes viajes al nuevo mundo.

Descubierto - y saqueado - desde 1492 sobre el cuerpo de los indígenas, sólo el oro permitirá financiar los siguientes viajes, comprar especias, controlar los gobiernos. Por supuesto el resorte del oro impulsará a hombres y comerciantes sin escrúpulos para cruzar el océano.
Bartolomé de Las Casas, un heroico dominico español llegó en 1502 en el nuevo mundo, para denunciar las masacres perpetradas por los colonizadores al caza el oro. Las Casas habló de una verdadera idolatría de parte de los conquistadores. El dominico también recordaba que los soberanos españoles y portugueses tuvieron la concesión Pontificia para tomar posesión de las nuevas tierras para la conversión de la gente y no para la recolección de oro.

AMÉRICA, RIQUEZA DE EUROPA

Fueron especialmente Cortés y Pizarro quienes acumularon, desde su llegada en el nuevo mundo, enormes cantidades de oro y piedras preciosas, recogidas en las tumbas y los templos que saquearon. Y fueron ellos, hacia la mitad de 1548, quienes descubrieron en el centro de México las minas de Zacatecas. Durante el siglo XVI la producción en el nuevo mundo es de 25 mil toneladas de plata - el equivalente a 2300 toneladas de oro - : el doble de cuanto tenía Europa en aquel momento. Toneladas de oro y plata así llegan al viejo continente, la mayor parte a través de la Casa de contratación de Sevilla. Es este oro que alimenta el crecimiento de la economía europea y contribuye a crear un sistema monetario internacional. Justo en 1492, el 15 de abril, en Venecia se producen monedas válidas en los diferentes puertos del mar Adriático que dependen del Doge: es el primer sistema monetario internacional en la historia.

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS

El descubrimiento de América fue el principal estímulo a la formación del capitalismo europeo: un fenómeno que se completará con el surgimiento de los Estados nacionales y el surgir del protestantismo. Desde una perspectiva protestante, como escribió el historiador Franco Cardini, la economía se convierte en la prueba clara para determinar el éxito y el éxito es un signo de la gracia de Dios. Las consecuencias del descubrimiento fueron estimular el crecimiento de las industrias; para aprovisionar plata a Europa, necesaria para comerciar con el Oriente (comercios que contribuyeron a la formación de capital, gracias a las ganancias grandes que procuraron a sus promotores); y, finalmente, provocar una revolución de los precios en Europa que a su vez facilitó la acumulación de capital: porque por supuesto los salarios de los trabajadores no crecían al mismo ritmo de los precios.

Todo esto creó también rápidos cambios sociales: importantes sectores de la sociedad, que vivían con ingresos relativamente fijos, fueron desfavorecidos en comparación con los grupos sociales suficientemente dinámicos o en situación muy favorables, que podían captar las posibilidades de aumento de los precios.

A QUIÉN ENCUENTRAN

El 12 de octubre en la mañana Colón baja a tierra con un notario. El lugar es habitado por los Tainos de habla araWak, provenientes del Orinoco varios siglos antes. Colón los llama indios porque piensa que esté cerca de India. No conoce las armas: cuando Colón presenta a ellos unas espadas, los nativos las toman por la hoja y se cortan. “Ellos están desnudos” escribe el navegante genovés, “todos muy bien hechos, con el cuerpo hermoso, muy bonitos de cara, con cabellos gruesos como las cerdas de cola de caballo y cortos, y ellos se los llevan delante de las cejas.” El Almirante da a algunos de ellos “unos gorros rojos y algunas bolas de cristal y muchas otras cosas de poco valor que les gustó mucho”.

El 28 de octubre Colón llega a Cuba. Aquí descubre nuevos habitantes cultivando maíz y papas. “Esta gente” anota Colón" no conoce la vergüenza: ¿serán parecidos a Adán antes del pecado original? Así nació el mito del hombre nuevo.

LOS NUEVOS PRODUCTOS EN AMÉRICA

Colón descubre la papa, el maíz, el cacao, la vainilla, el maní, la piña, el pavo.
Sólo Con Pizarro, sin embargo, se empezó a utilizar de la mejor manera la producción de las papas. Los Incas conocían más de cien variedades de ellas.
En su primer viaje Colón descubre también el tabaco. En su diario de bordo anota: "Hombres y mujeres tuvieron en mano un tizón e hierba para fumar". Con el tempo el tabaco, introducido en Europa, se convertirá en el principal producto sobre el cual se sustentarán las Colonias inglesas de América de Norte.

A propósito del maíz, Descubierto en Cuba, Colón habla como de "Un trigo que se parece a la milla y que tiene un sabor agradable cuando es cocido, asado o aplastado y suelto para hacer de ello un puré". Este cereal desde siglos era el nutrimento base de los Mayas y los Aztecas.
Último e importante Descubrimiento procedente de América fue la quinina. Frente a la malaria que los diezmó, fueron los curanderos del Perú quienes revelaron a los Colonos las Virtudes de un árbol local, el cinchona.

EL MUNDO ANTES Y DESPUÉS DEL AÑO 1492.

El mapa de arriba fue editado en 1482 en Alemania y reproduce el mundo según la concepción tolemaica. Ptolomeo es el más gran geógrafo griego. Vivió en el II siglo y escribió un célebre texto, Geografía. Se ven las tierras entonces conocidas, de Gibraltar y a China. Ptolomeo ya tenía la idea esférica del mundo. Bajo, un mapa realizado en 1535. Es el planisferio del Nuevo mundo en el mapa náutico del Vesconte Maggiolo.

ENCOMIENDA

La encomienda es una institución de la reconquista española, un tipo de sistema feudal. Los Caballeros recibían el derecho de soberanía sobre los territorios arrancados al Islam. En las Indias, la encomienda confiaba enteras aldeas de indios a los Colonos españoles. Los Colonos contaban así con una mano de obra por emplear en los trabajos del campo y en la extracción del oro. En cambio, el encomendero tenía que constituir una fuerza armada de defensa, y preocuparse por la conversión de los indios. De hecho, los indios fueron completamente a la merced de los Conquistadores.

REQUERIMIENTO

El requerimiento. Antes de emprender una acción armada, los Conquistadores tenían que reunir, también con la fuerza, los indios frente a un notario con a lado un traductor. Los indios tenían que escuchar a los predicadores, y aceptar en tres días la soberanía del rey de España, permitiéndoles a los españoles entrar en sus tierras para llevar la fe Cristiana.

MARRANO

Marrano (literalmente "joven cerdo") era un término injurioso con que eran denominados en España entre el XIV y el XVI siglo los hebreos que, convertidos forzadamente a Catolicismo para huir de las persecuciones, quedaron íntimamente unidos a la religión primitiva. Lo mismo sucede con estos nuevos cristianos, como los llamaron para distinguirlos de las personas natas Católicas, un fenómeno relevante de "cripto-judaismo": Es decir los marranos no creían en los dogmas de la Iglesia, se casaban entre ellos, frecuentaron a hurtadillas las sinagogas y hasta trasmitían a los hijos su incredulidad. En práctica gradualmente se formó un nuevo Culto mixto de prácticas hebreas y cristianas. Los marranos, que fueron numerosos y asumieron posiciones Sociales destacadas, especialmente en la finanzas y en el comercio, poco a poco casi desaparecieron cerca del 1600 con la gradual concesión de la libertad de culto. Sin embargo, todavía en 1917, en Portugal se identificaron colonias de marranos que practicaban su religión de modo clandestino.

LOS CATÓLICOS Y EL NUEVO MUNDO

La evangelización y Sus protagonistas.
La idea que por fin, por la primera vez, se pudiera anunciar el Evangelio hasta los extremos confines de la tierra, reforzó el sentido de universalidad de la Iglesia y también suscitó sugestiones apocalípticas, haciendo creer que se acercara concretamente el fin de los tiempos: la evangelización, llegada hasta los confines de la tierra, habría, de algún modo, adelantado el tiempo definitivo.

La Iglesia, que incluso, en el primer impacto con el Nuevo mundo, cometió algunos errores, fue lo única que se sublevó a defensa de los indios y a tutelar su dignidad humana y la identidad cultural y étnica. De extrema importancia, a este propósito, fue la bula Sublimis Deus promulgada en 1537 por papa Paolo III. En ella se escribe: "Los indios y todas las otras gentes que en futuro serán conocidas por los cristianos, aunque fuera de la religión de Cristo, no por eso son ni deben ser privadas de la posesión de su libertad, ni del dominio sobre sus cosas… y no deben ser reducidas en esclavitud. Quienquiera tenga la naturaleza humana es capaz de recibir la fe".

La evangelización no fue forzada ni superficial. La Iglesia misma dispuso no bautizar indios bajo el octavo año de edad o sin consentimiento, y no destruir los templos existentes (excepto aquéllos destinados a sacrificios humanos).
El estudioso francés Jean Dumont ha desenmascarado la falsa acusación de violencia cultural: en orden a la evangelización fue obrada en efecto una profunda alianza con lo mejor de la cultura nativa. La misma liturgia fue transcrita en lengua indígenas y numerosos catecismos redactados en las lenguas locales han llegado hasta nosotros. En fin no se puede hablar ni de ciega europeización ni de una Iglesia de importación. A este propósito hasta un histórico protestante como Arnold Toynbee ha celebrado la feliz fusión de dos civilizaciones.

BARTOLOMÉ DE LAS CASAS

Una gran figura de la evangelización fue el dominico Bartolomé de Las Casas. Su padre acompañó a Cristóbal Colón en su segundo viaje. Llegado a Cuba en 1512 Bartolomé tuvo una encomienda (vean box). Volvió luego a España, partiendo de nuevo en 1520 para alcanzar el Nuevo mundo conquistado por Hernán Cortés. Importantísima fue su denuncia de las persecuciones de los indios contenida en el célebre escrito Brevísima relación sobre la destrucción de Indias y su incansable empeño por la mejoría de las Condiciones de los nativos y por la conservación de sus tradiciones.

Es estupefaciente constatar que Las Casas, en pleno siglo XVI, llegó al punto de rechazar la sociedad europea como único modelo de civilización, subrayando el valor de las culturas diferentes y, por aquel tiempo, inaceptables.
Se metió también en una violenta polémica con Juan Ginés de Sepulveda, autor de una apología que teorizó la existencia de pueblos esclavos por naturaleza.

EBREOS

En la época del descubrimiento de América, en Europa Isabel y Fernando tienen como objetivo la cristianización global de España. Esta cristianización coincide con la expulsión de los moros y los judíos. "El problema" ha afirmado el historiador Franco Cardini "es que los judíos han sido expulsados de Francia y de Inglaterra entre el Doscientos y el Trescientos, y extrañamente nadie habla de eso. Además fueron expulsados de manera mucho más violenta porque, al revés de lo que sucedió en España, no le fue permitido llevar consigo los bienes móviles".

Justo en consecuencia de las persecuciones de Francia e Inglaterra, los judíos se derramaron en España donde desarrollaban las actividades de mercantes, artesanos y banqueros. Los reyes españoles además los destinaron a colectores de impuestos. Cuando en Aragón la recién nacida burguesía buscaba un sitio al sol, ella se encontró, por lo tanto, obstaculizada por la potencia económica de los judíos. Iniciaron así violentas persecuciones (los así llamados pogrom) avalados por la burguesía y por algunos sermoneadores - entre los cuales el notorio inquisidor Tomás de Torquemada - los cuales temían que los cristianos de clase social subalterna que estaban más a contacto con los judíos por motivos económicos (sobre todo por los préstamos a prenda) acabaran con laicizarse.

Se creó así a una situación insostenible y los reyes, incluso entre muchas incertidumbres, llegaron a la grave decisión de expulsar a los judíos, aunque no querían hacerlo porque el daño económico que siguió fue notable.
En aquel período solo en Polonia, en algunas ciudades alemanas, en Provenza y en Italia, en particular en los estados pontificios, los judíos fueron tratados bien.

ISABEL DE CASTILLA

Es una de las figuras más controvertidas de la historia. Hay quien la quiere santa (un proceso de canonización está en curso) y quien la considera responsable de numerosas infamias.
Hija del rey de Castilla Juan II, en 1469 Isabel se casó con Fernando, heredero del trono de Aragón. En 1474 le sucedido al hermano Enrique IV sobre el trono de Castilla; su esposo se volvió a su vez rey de Aragón en 1479, pero esto no comportó, como era costumbre, la unión de las dos coronas, porque Isabel conservó oficialmente la propia. Los dos novios se demostraron sin embargo muy unidos y así Isabel pudo defender el propio trono de la amenaza del rey de Portugal Alfonso V, que fue derrotado en 1479.

Isabel y Fernando llevaron a cumplimiento la reconquista, con la toma de Granada en 1492, que les rentó el título de "reyes Católicos" de parte de papa Alejandro VI, los musulmanes fueron rechazados del Viejo Continente. A Isabel además corresponde el mérito de haber favorecido el viaje de Colón.
Isabel ha sido acusado de una actitud Cruel respecto a los judíos: habría sido ella la mente de la expulsión decretada en 1492 y de las consiguientes persecuciones. En realidad los documentos hablan de una actitud muy comprensiva de Isabel respecto a los judíos, a los cuales, apenas llegada a ser reina, concedió la libertad religiosa.

Además Isabel le prohibió a Colón importar esclavos en Europa desde el Nuevo mundo y en su testamento afirmó que también los indios, en cuanto hombres, tenían derecho a la libertad y a la propiedad y que tales derechos tenían que ser respetados sin excepción.

DE LAS CASAS

Una tesis que Las Casas no se cansará nunca de repetir es que evangelización y guerra son absolutamente incompatibles. "La guerra" escribe en el De unico modo, "es tiránica; un asunto de bandoleros y ladrones que no respeta a nadie. La guerra es contraria a todos los derechos, que sean de la razón o que sean de Dios. Y es injusta, ya que es conducida contra infieles che no saben nada de la fe y de la Iglesia. Estos hombres que van a la guerra traicionan la enseñanza de Cristo… Son seres rabiosos, famélicos y crueles como lobos. Por causa de ellos, Cristo es diez mil veces ultrajado, y su pecado es grande, nefasto y mortal. Estos partidarios de guerra tienen graves culpas, y si quieren salvar su alma, tienen que devolver a los indios todos sus bienes e indemnizarlos del mal llevado: matanzas, atracos, explotaciones."

SUBLIMIS DEUS

Fue solo en el 1537 por Obra del dominicano Bernardino de Minaya y del Obispo Julián Garcés, que llegaron a Roma las primeras amplias informaciones sobre el nuevo mundo y sobre sus poblaciones. Sucesivamente a estas comunicaciones, Paolo III emanó la bula Sublimis Deus, que reconoce la condición de llena humanidad de las poblaciones indígenas y el deber de llamarle a la fe a través del anuncio de la Palabra de Dios y el testimonio "de una Vida virtuosa y santa".

"Nosotros por lo tanto", se lee en uno de los pasos más significativos, "… tenemos que tratar de llevar en su redil también a las ovejas que vagan fuera del cerco. Incluidos, por lo tanto, los indios mismos que no son capaces de vivir en la fe cristiana, pero como nos han referido, corren hacia la fe misma sin indecisiones, estos así llamados indios y todas las otras gentes que en futuro serán conocidas…. Aunque vivan fuera de la religión de Cristo, no por eso son y tienen que ser privados ni de la posesión de su libertad ni del dominio de sus cosas…. La condición y la naturaleza del hombre son tales que pueden recibir la fe de Cristo y que quienquiera tenga la naturaleza humana es capaz de recibir esta fe". Carlo V intentó en vano impedir la difusión de la Bula en América, instituyendo en aquella ocasión el placet regio por los documentos de la Santa Sede dirigidos a la Iglesia en América.

Arriba, la portada de la "Breve relación Sobre la destrucción de las indias" de Bartolomé de Las Casas, que fue el primero en denunciar los crímenes de los colonizadores. Abajo, la portada de una de las primeras historias de la "Conquista". Remonta a 1601

LAS REDUCCIONES

La historia de las misiones de los jesuitas en el Paraguay inicia en los primeros años del Seiscientos para acabar, después de ásperas contiendas diplomáticas, guerreras y mercantiles, el 27 de febrero de 1767, cuando el rey Carlos III expulsó a los jesuitas de España y de sus Colonias y el estado, como era obvio, confiscó todos sus bienes.
En un siglo y medio los padres jesuitas lograron evangelizar, sin armas, las regiones del Paraná, del Uruguay y del Tape, fundando un notable número de misiones, los así llamadas reducciones, y mejorando sensiblemente la condición de los indígenas, sustrayéndolos a las vejaciones de los españoles.

A los principios del siglo XVIII las misiones eran 30, habitadas por más de 100.000 indígenas, pertenecientes todos a lo grande estirpe de los Guaraníes. Formaban un verdadero estado.
La experiencia de los jesuitas en el Paraguay además pareció la realización concreta de las sociedades utópicas contemplara por Platón, Tommaso Moro y Campanella.
Uno de los momentos decisivos de aquella experiencia fue constituido por la negación de la propiedad privada. También el orden judicial fue revolucionario: los jesuitas emplearon solamente medios disciplinales eclesiástico-morales incluso para los delitos más graves. Nunca fueron aplicados más de diez años de cárcel y aquel de los jesuitas fue el único estado de la época que renunció a la pena de muerte, sea en línea de derecho que en línea de hecho.

La educación y la cultura tenían una importancia fundamental. Fueron cuidadas la historia y la filología indígena y también las ciencias naturales y de la geografía. La universidad de Cordoba, fundada en los confines de la estepa de Tucuman, no era para nada inferior a cualquiera otra universidad de la Compañía de Jesús.
Nos ha llegado noticia no sólo de los méritos de erudición de los padres, sino también de los indígenas; así los padres alemanes se gloriaron de haber educado las aptitudes musicales de sus protegidos, los italianos dejaron fama de artistas con sus iglesias, cuyas ruinas se yerguen, todavía imponentes, entre la selva, los laboriosos holandeses enseñaron con infinita paciencia la fabricación de los relojes.

Las misiones de los jesuitas además ofrecieron un buen argumento en la lucha contra el protestantismo. Éste proclamaba querer restaurar el Cristianismo primitivo: y justamente los jesuitas afirmaban con orgullo que la copia más fiel de la Iglesia primitiva se encontraba en su país del Paraguay.
Pero la arrogancia del poder y los intereses mercantiles de la monarquía de España no podía soportar un parecido ideal. En 1986 una película de gran éxito, dirigida por Roland Joffé e interpretada por Robert De Niro, La Misión, ha puesto en resalto la heroica defensa de las reducciones de parte de los padres jesuitas. Cuando en España ya fue decidida la supresión de las misiones y la expulsión de los padres, Clemente XIII hizo una última tentativa, Escribiendo de su propia mano una carta al rey. Así él suplicaba a Carlos III: "Si una sola, si muchas de aquellas pobres almas, que han entrado ya en el rebaño de Cristo o están a punto de entrar en él, debieran andar perdidos por falta de pastor, ¡cuáles acusa ellas no llevarían delante del tribunal de Dios contra quien les habrá sustraído los medios y la asistencia necesaria a su salvación"! La apelación se reveló inútil.

El fin de las reducciones fue más bien la señal de la supresión del orden de los jesuitas, impuesto por la corona y decretado por el papa Clemente XIV en 1773. Es interesante notar como, después de la caída del orden, algunos colonos de Pennsylvania fundaron una comunidad basada en la idea de moralidad y de vida económica del protestantismo. Y fueron siempre respetados…

LA IGLESIA Y EL 1492

De la reconquista a la expulsión de los judíos, del papel de los reyes católicos a la evangelización del Nuevo mundo, el elemento religioso asume un papel preponderante en los acontecimientos más significativos ocurridos alrededor de la fatídica fecha del 1492. Y justo sobre el papel que la religión ha tenido en estos acontecimientos, en el curso de los siglos siguientes, han sido montadas polémicas y creados lugares comunes pseudo historiográficos instrumentales y propagandísticos. Ha nacido de ello la así llamada leyenda negra, coacervo de maldades, matanzas, opresiones, violencias que la corona española y la Iglesia católica habrían cometido en Europa y en el Nuevo mundo.

La leyenda negra es puesta por ahí en la segunda mitad del 1500 por la propaganda ideológica de Inglaterra y Holanda reformadas. Ingleses y holandeses quisieron presentar a los ojos del occidente la enemiga España como una lúgubre nación liberticida y afligida por la superstición. Y, naturalmente, la superstición por excelencia según las potencias reformadas era el papismo. Este cúmulo de mentiras, que enlodó también a personajes como Bartolomé de Las Casas, Cristóbal Colón e Isabel de Castilla, fue retomado servilmente, sin averiguar su autenticidad, por la polémica anticatólica de la Ilustración.

-
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License